Fondillón, el gran desconocido de Alicante

El Fondillón es un gran vino desconocido de la provincia de Alicante. Durante varias épocas reinó en las cortes europeas, y en el siglo XIX llegó a ser el vino más caro del mundo. Fue el vino preferido de reyes, aristócratas e intelectuales durante cientos de años. Entre sus admiradores se encontraban el “Rey Sol” Luis XIV, Voltaire y Chopin. Además, hay varias referencias al Fondillón en las obras de Shakespeare, Casanova o Dumas, entre otros. Desafortunadamente, la producción de Fondillón se vio afectada por la filoxera, una plaga que destruyó las plantaciones de vid a finales del siglo XIX en todo el mundo.

El Fondillón es un vino rancio, que se elabora exclusivamente de la uva tinta Monastrell, variedad autóctona de Alicante, sobremadurada en la propia cepa. Este proceso es posible debido a las condiciones climatológicas de la zona con veranos secos y largos, sin presencia de humedad. La vendimia para elaborarlo se celebra a finales de octubre o principios de noviembre. La sobremaduración permite alcanzar una mayor concentración de azúcar en la uva y mayor grado de alcohol natural, entre 16 y 18. En contraposición, a otros vinos de tipología similar al Fondillón, como son el Oporto o el Jerez, no se le tiene que añadir alcohol para alcanzar esa graduación por lo que, en este sentido, es más natural.

Además, el Fondillón pasa como mínimo ocho años en los toneles alicantinos de aproximadamente 1.732,5 litros, donde pierde el color rojo, violáceo y purpura que tiene al nacer, hasta evolucionar al ámbar. También destaca por sus aromas muy intensos a frutos secos, orejones, maderas muy tostadas y pieles. En boca es suave y fresco con recuerdo de dátiles, pan de higo y ciruelas. En los últimos años, varios bodegueros de Alicante que apostaron por la recuperación del Fondillón, elaboran nuevas soleras con distintas características, pero siempre con la base de Monastrell.

Aunque tradicionalmente el Fondillón ha sido un vino de postre, gracias a sus amplias características ofrece muchas posibilidades de maridaje, porque complementa sabores tanto dulces, como aquellos con un punto salado. Sin embargo sigue siendo un gran desconocido de la gastronomía alicantina. En El Portal, nuestro sumiller Gregorio Antón ha elegido los fondillones de la bodega alicantina del Culebrón, propiedad de Roberto Brotons, ya que personalizan la esencia de este vino, para ponerlo en valor y hacerle un hueco en la mesa.

En la bodega de Brotons se encuentra una joya, la solera de Fondillón de 1880, con casi siglo y medio de historia encerrado en un tonel. Además, la bodega tiene dos soleras más de 1964 y 1970.

(6 Posts)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>